No es habitual en este blog que hagamos menciones a clientes pero considero que la ocasión lo requiere.

Dencina Artesanos es un taller de muebles a medida, por muchos granadinos conocido, que durante décadas ha estado realizando muebles de diseño de la más alta calidad y elegancia. Si bien sus orígenes se remontan a la fabricación de juguetes, artículos de los que nos deleitaban cada navidad en su stand en Plaza Bibrambla, su buen hacer, buen gusto y sobre todo fabuloso trato, los hicieron colocarse entre las primeras elecciones a la hora de comprar un mueble de calidad.

Sus 3 tiendas, en Dr. Olóriz, Puentezuelas y Pol. Juncaril eran 3 museos antiguos de los que era complicado salir sin comprar  algún artículo o haber hecho algún encargo, pues tanto Paco como Ramona saben siempre a ciencia cierta lo que el cliente requiere y su exquisita forma de tratar a los clientes los hacen llegar de una forma aún mas cercana.

Nuestra relación con Dencina se remonta al año 2003, cuando empezaron a confiar a Grupo Trevenque  el servicio global informático de su empresa, desde el sistema informático, los equipos, las redes, comunicaciones, etc. Para nosotros ha sido cliente con una relación de confianza por encima de la comercial, y al igual que considero que ellos siempre han visto que sus clientes debían de confiar en su criterio como profesionales de la madera, así lo hicieron con nosotros en el ámbito de la tecnología.

Es por esa confianza y por ese trato que hemos tenido durante todos estos años por lo que quiero hacer mención hoy a su empresa, pues hace unos días me indicaron que tras el cierre de sus 2 tiendas de granada, se ven obligados a liquidar igualmente su almacén de Juncaril.

La vida no siempre es justa y en estos tiempos que corren menos, y ver como un negocio familiar que ha salido adelante a base del esfuerzo personal de cada uno de sus miembros se ve abocado hoy al cierre es ante todo inmerecido.

Tras indicar a mi equipo técnico que mas estrechamente han trabajado con Paco y Ramona su situación, me solicitaron al unísono que si desde este altavoz podemos echarles una mano a salir de este bache, hagamos lo posible para ayudarles.

Es por ello que os invito a todos a visitar su exposición en Pol. Juncaril, en Calle Albuñol, 339, a ver sus muebles, a charlar con ellos, y por supuesto a comprar, fundamentalmente por dos motivos: porque vais a disfrutar de ese ratito, y porque Ramona y Paco se lo merecen.

Mucha suerte amigos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn